Playa del Carmen

 
 
Aquí la naturaleza no se deja doblegar por el lujo, pero sí lo alberga. Esta ciudad, antiguo pueblo de Xaman Ha, se ha sabido poblar de los servicios más exclusivos sin abandonar la sencillez. La posibilidad de caminar descalzo, de vestir las mejores galas o de pasearte de noche en traje de baño por la Quinta Avenida son pruebas de la versatilidad de Playa del Carmen. De su belleza, el mejor testimonio es el mar: esmeraldas líquidas.